Donar tu pelo


No me gustan las fotos de celular pero fue la opción más práctica

Hace un tiempo quería cambiar de look, pero cuando me di cuenta que donarlo era una gran opción me animé definitivamente. Esperé con paciencia, entre despuntada y despuntada, que terminara de irse el tinte que quedaba en las puntas de mi cabello, porque para donar NO debe estar tinturado. Unos meses después llegó la hora de un cambio, y de "desprenderme" de tantos años de crecimiento, por una buena causa.


La necesidad de cambiar y además hacerlo para hacer felices a otros fue muy emocionante. Fui al salón de belleza, les conté que quería donar mi cabello, y ellos lo prepararon para que quedara limpio y ordenado. Un par de días después de cortarlo (creo que me daba un poco de angustia la "separación") lo lleve a la Fundación SANAR en Cúcuta (ubicada en el tercer piso del Hospital Herasmo Meoz) y, en una bolsa con mis datos personales, entregué mi compañero de muchos años de vida para hacer feliz a algún niño o paciente de cáncer.

Fue un proceso interno importante y me siento orgullosa de haberlo hecho, sobre todo cuando pienso que con algo tan sencillo puedo hacer feliz a alguien que pasa por un momento difícil de su vida. 


Las invito a arriesgarse, a cambiar de look, a dar felicidad a los demás sin esperar nada a cambio, a renovarse, a compartir y a recordar que: el pelo crece. Hay muchas fundaciones y campañas en diferentes países para donar tu pelo, yo lo hice con la Fundación Sanar para niños con Cáncer de Cúcuta. 

Qué les parece? Alguna vez lo han hecho o se atreverían a hacerlo?

Para nosotros o para regalar en un evento

Qué tal dar de recuerdo en una piñata una de éstas?

Si están en Colombia también pueden apoyar a la Fundación Sanar reutilizando tapas plásticas, comprando sus bolsos o camisetas o donando ropa o dinero.

1 comments:

Anonymous said...

Muy bonita causa...

Post a Comment

Somos felices con tus comentarios :)